Los riesgos de sufrir quemaduras son  múltiples debido a la variedad de sustancias y fuentes de energía que pueden causarlas, tanto en el hogar como en el centro laboral o en lugares públicos. Es importante prevenirlas porque ellas afectan en mayor medida a los niños.

Remedios Caseros para el Ardor de las Quemaduras (Leves)

Agua Fría

Lo primero que se recomienda realizar en caso de quemadura es dejar correr suavemente agua fría sobre la zona afectada o simplemente compresas frías sobre el área. De esta manera se reducirá el ardor.

Aceite esencial de Lavanda.

En caso de quemaduras leves, aplicar unas gotas de aceite de lavanda sobre la lesión, se sorprenderán de los resultados, ya que aliviara el dolor y evitara la formación de cicatrices. Todo ello es debido a sus propiedades antisépticas y analgésicas.

Miel

Esta aplicación también es muy efectiva,ya que extrae los fluidos de los tejidos limpiando la zona quemada. De esta manera se evitan infecciones y se puede curar la herida. Solo hay que untar la miel sobre la lesión y cubrir con una gasa, la cual debe ser cambiada unas tres veces al día como mínimo.

Bolsitas de té.

Se recomienda el té negro por su contenido de ácido tánico, el cual ayuda a extraer el ardor y calor de las quemaduras. Solo hay que hacer una infusión con tres bolsitas del te negro, dejar enfriar y utilizar el agua para cubrir la quemadura, o de lo contrario utilizar las bolsitas húmedas colocandolas directamente sobre la quemadura y cubrir con gasa.

Vinagre.

En este caso se puede diluir cualquier tipo de vinagre con  agua, el cual servirá para enjuagar la herida. Por sus propiedades astringentes y antisépticas, el vinagre ayudara a prevenir cualquier tipo de infección. Esta aplicación también ayudara a minimizar el dolor.

Jugo de cebolla

Untar el jugo de cebolla sobre la quemadura; esto brindará cierto alivio e impedirá la formación de ampollas. Repite el proceso varias veces al día.

Sábila o Áloe Vera.

Se recomienda antes de aplicar el gel de sábila, tratar la zona con agua fría o vinagre diluido, luego frotar el gel fresco sobre la lesión. El áloe posee propiedades analgésicas y astringentes.

Papa cruda.

Se sugiere que previamente se ponga una papa bien lavada en el refrigerador durante dos horas. Luego, basta con colocar una rodaja de papa sobre la lesión y de inmediato se sentirá alivio. Gracias a sus propiedades, el jugo de papa, al contacto con la piel, reducirá la aparición de ampollas, evitara la irritación y calmara el dolor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here