COMO CONTROLAR EL PIE DIABÉTICO

83

Con el pasar de los años, el envejecimiento de la población, el sedentarismo y la obesidad han multiplicado el número de personas diabéticas. Llevar un control sobre los factores de riesgo relacionados a la diabetes mejora la esperanza  y calidad de vida de los afectados.

En cuanto al pie Diabético

Una consecuencia muy común de las personas con diabetes es el pie diabético, que es el resultado de las alteraciones en la sensibilidad (neuropatía periférica) y en el riego de las arterias (artropatía periférica).

El riesgo de padecer esta lesión aumenta conforme avanza la diabetes, llegando a presentar una incidencia de amputaciones que oscilan de 4 por 1.000 personas al año. Se estima que el 15% de los diabéticos presentarán en algún momento de su vida lesiones compatibles con un pie diabético.

Una de las causas  más importantes para su desarrollo son el mal control de la diabetes, la neuropatía, las deformidades del pie (artropatía de Charcot), la arteriopatía y el tabaco. El 80% de las personas con pie diabético presentan alteración de la sensibilidad, es por ello que son los más expuestos a desarrollar úlceras.

Estas alteraciones de sensibilidad facilitan que un mínimo traumatismo o herida provoque úlceras o heridas de difícil cicatrización, originando infecciones graves, dolores,  e incluso amputaciones en situaciones muy avanzadas.

Síntomas alarmantes  para el pie Diabético

Uno de los primeros signos que nos deben poner alerta sobre el inicio de un pie diabético son el enrojecimiento de algunas zonas del pie, el aumento de su temperatura, zonas callosas que no mejoran, que generalmente terminan en ulceras.

Estas lesiones iniciales pueden progresar hasta llegar a una ulcera profunda y alcanzar el hueso provocando una osteomielitis, y finalmente en situaciones muy avanzadas una gangrena del pie. Estas lesiones se pueden evitar con un buen control y seguimiento.

Como Controlar esta Situación

El control estricto de la diabetes y del resto de factores de riesgo mencionados con anterioridad disminuyen notablemente la incidencia de estas complicaciones. Las personas diabéticas deben ser examinadas periódicamente  por un medico especialista, y deben ser educadas para una correcta higiene y cuidado de sus pies.

Consejos Prácticos

  • No cortar excesivamente las uñas.
  • No caminar descalzo.
  • Comprobar la temperatura del agua antes de sumergir los pies.
  • Utilizar cremas hidratantes.

Se debe realizar el control necesario en las zonas del pie por parte del personal especializado, evaluando su sensibilidad manteniendo una vigilancia estricta y no dejarse llevar de heridas aparentemente inofensivas.

Ante la aparición de callosidades o algunas deformidades, no se debe dudar en remitir a la consulta de un podólogo o de un traumatólogo, según sea el tipo de lesión.

Una vez detectadas las lesiones de este tipo es muy probable que se inicien tratamientos con antibióticos, se eliminara cuidadosamente  la piel infectada acudiendo diariamente a su centro de salud. Y si en caso se detectara una lesión mas compleja, sin duda el medico especialista se encargara de  sobrellevar la situación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here