Cuando hablamos de intolerancia a la lactosa, nos referimos a la incapacidad que tiene el organismo de metabolizar un tipo de azúcar (lactosa), la cual esta presente en la leche y sus derivados.

La intolerancia a la lactosa afecta a gran parte de la población, provocando diversos trastornos digestivos como: diarrea, flatulencia y cólicos.

Esta intolerancia es debida a una deficiencia de la enzima lactasa, cuya función es hidrolizar la lactosa en galactosa y glucosa, para ser posteriormente absorbidas. Pero, cuando esto no sucede, la lactosa permanece en el intestino y atrae agua hacia él.

Bacterias colonicas fermentan la lactosa no digerida, produciendo ácidos grasos, dióxido de carbono y gas hidrógeno, generando molestias gastrointestinales como meteorismo, flatulencia, calambres y diarrea.

Como evitar esta intolerancia

  • Se dice que el único animal que toma leche de adulto es el hombre. Con los años el organismo produce menor cantidad de lactasa, de ahí que una serie de problemas gastrointestinales afectan el 70% de la población mundial. Por esta razón, la mejor prevención es disminuir el consumo de leche, sobretodo si se toma sola y en gran cantidad.

Remedios caseros

  • Hay que eliminar el consumo de la leche y sus derivados. De todas maneras se debe saber que los síntomas de la intolerancia están en función del volumen de la ingesta de leche y de su presentación (leche sola, queso, yogur, helados, postres etc.).
  • Evite el consumo de leche y sus derivados sobre todo si sabe que le causa desordenes digestivos.
  • Cuando se experimenta esta intolerancia, las plantas medicinales no pueden hacer nada mientras el factor causal permanezca en el sistema digestivo.

En ocasiones, cuando se esta pasando por este especie de rechazo a los lácteos, la mayoría de las personas optan por eliminar su consumo, lo cual no debería ser así.

En estos casos se debería buscar alimentos alternativos que puedan remplazar los mismos nutrientes y así evitar las deficiencias de calcio, vitamina D, riboflavina y otras proteínas. Pueden optar por el consumo de legumbres, frutas y verduras, frutos secos, pescados como sardina, atún, salmón etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here